Homepage

Espacios privados
Acceso a áreas privadas

Inicio Actualidad y noticias

a+
a
a-

2011 es el Año Internacional de los Bosques

17 de enero de 2011

Hoy, la vida de 1.600 millones de personas depende directamente de los bosques del planeta, cuya protección y conservación es, para la ONU, el principal objetivo medioambiental del año que comienza.

2011 ha sido declarado Año Internacional de los Bosques por la Asamblea General de las Naciones Unidas, al reconocer que estos ecosistemas y su ordenación sostenible contribuyen "significativamente" al desarrollo, la erradicación de la pobreza y el logro de los Objetivos de Desarrollo del Milenio.

Esta es la segunda vez que los bosques son protagonistas de un Año Internacional: en 1985 el Consejo de la ONU para la Agricultura y la Alimentación (FAO) pidió a los Estados miembros que tomaran conciencia sobre la necesidad de protegerlos.

En un mundo ocupado por siete mil millones de personas los bosques, que representan más del 30 por ciento del territorio y contienen el 80 por ciento de la biodiversidad del planeta, pierden, anualmente, trece millones de hectáreas, una superficie equivalente a la cuarta parte de la península ibérica, según la FAO.

Las causas que señalan los expertos son todas provocadas por los seres humanos: sobreexplotación y tala ilegal, la conversión a tierras agrícolas y ganaderas, recolección insostenible de madera, gestión inadecuada de la tierra, creación de asentamientos humanos, explotaciones mineras y petrolíferas o la construcción de embalses y carreteras, entre otras. Por ello, el lema elegido para la campaña es "Los bosques, para las personas", con el objetivo de resaltar el papel fundamental de los seres humanos en la protección de los bosques, hogar de 300 millones de personas en el mundo, especialmente pueblos indígenas que están también amenazados.

Además, los recursos forestales juegan también un papel clave en el cambio climático, ya que la deforestación es responsable del 20 por ciento de las emisiones mundiales de CO2 a la atmósfera.

En la reciente cumbre o Conferencia de las Partes de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático, realizada en noviembre 2010 en Cancún (COP 16), se incluyó el mecanismo REDD (Reducción de Emisiones por Deforestación y Degradación de Bosques) para reducir emisiones de gases de efecto invernadero, apoyada por gobiernos y organismos no gubernamentales internacionales.

REDD es un mecanismo polémico porque, según las opiniones críticas, abre la posibilidad para la privatización y especulación financiera de los bosques del mundo. Aunque el texto solamente dice que habría que “explorar opciones de financiación” de este mecanismo, se dice que podría movilizar entre 10.000 y 30.000 millones de dólares por año, básicamente por la venta de créditos de carbono a las industrias, en lugar de que éstas reduzcan sus emisiones.

Entre tanto, no hubo avance en el detalle de las reglas de contabilización para bosques en países desarrollados bajo el Protocolo de Kyoto (Uso del Suelo, Cambio en el Uso del Suelo y Silvicultura, LULUCF, por sus siglas en inglés). Esto se refiere a cómo los bosques de los países ricos contribuyen a lograr beneficios climáticos después del 2012.

En general, muchas personas influyentes en asuntos ambientales –incluyendo ONGs como WWF y Greenpeace, creen que lo acordado en Cancún –no solamente el mecanismo REDD- sienta las bases para un tratado real a adoptarse en cumbre próxima, que comenzará en Durban, Sudáfrica, el 28 de noviembre de 2011.

Con base en nota de: Isabel P. del Puerto, y otras notas de las agencias EFE (www.efeverde.com) e IPS (www.ipsnoticias.net).

Contenidos relacionados

Más contenidos sobre: