Homepage

Espacios privados
Acceso a áreas privadas

Inicio Actualidad y noticias

a+
a
a-

Ante la inseguridad alimentaria, se destaca el papel de las cooperativas agropecuarias

28 de febrero de 2011

El Sistema Económico Latinoamericano (SELA) afirma que la inseguridad alimentaria es por falta de acceso, no escasez de alimentos.

En América Latina y el Caribe, producen 40% más comida que la que consumen. Como medida de solución, el SELA pretende extender el desarrollo de cooperativas y minindustrias alimentarias, tomando en cuenta el éxito de dicho modelo en varios países.

Los países de América Latina y el Caribe producen 40 por ciento más alimentos de los que consumen “lo que claramente evidencia que la inseguridad alimentaria de la región –calculada en 52 millones de latinoamericanos y caribeños con malnutrición– no está determinada por la escasez de alimentos sino por la falta de acceso a los mismos”, aseveró el Sistema Económico Latinoamericano y del Caribe (SELA), creado en 1975 para impulsar la cooperación e integración entre las 28 naciones que lo conforman con estrategias comunes en materia económica.

Como una medida para solucionar el problema de inseguridad alimentaria, el organismo regional pretende impulsar el desarrollo de las cooperativas agrícolas y minindustrias alimentarias, de acuerdo con las conclusiones de un foro que el SELA auspició en Cuba durante la semana que concluyó, junto con la Organización de Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO), la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), y la Organización de Naciones Unidas para el Desarrollo Industrial (ONUDI).

Relevancia cooperativa en el sector agropecuario

El SELA acordó que la Asociación Nacional de Agricultores Pequeños de Cuba (ANAP) presentará proyectos pilotos de pequeñas y medianas agroindustrias "para que el organismo interactúe con instancias internacionales, regionales y de algunos países de América Latina y el Caribe relevantes en este sector, y se valoren y diseñen programas de cooperación internacional".

Los participantes cubanos plantearon la necesidad de que el SELA junto a otros organismos internacionales y regionales, brinde capacitación en mercadotecnia a fin de facilitar el acceso a los mercados de las producciones de las minindustrias agroalimentarias cubanas, cumpliendo con las especificaciones y normas establecidas. Otras áreas de interés para el intercambio de conocimientos y experiencias incluirían los procesos tecnológicos para el procesamiento de alimentos; encadenamientos productivos; fuentes de financiamiento; y gerencia, control contable y medición del desempeño económico-empresarial.

José Rivera Banuet, secretario del SELA y quien inauguró el foro, destacó que las cooperativas de Brasil comercializan hasta 83 por ciento del trigo de ese país y 68 por ciento de la leche fresca. "En líneas generales son responsables de 10 por ciento del producto interno bruto (PIB) de Brasil, de 40 por ciento de la exportación agrícola y de 30 por ciento de empleos en dicho sector", precisó.

Pero no es el único caso: en Colombia, las cooperativas se hacen cargo de 35 por ciento de la comercialización de la leche fresca y 6 por ciento del total de las exportaciones de café, mientras que la organización que han alcanzado las cooperativas de Chile y Nicaragua no sólo elevaron la eficiencia en la producción y comercialización de ciertos productos agrícolas, sino que se involucran en la educación y capacitación de sus integrantes mediante la creación de fondos especiales a partir del superávit que consiguen de su producción.

La consolidación de las cooperativas alcanza tal nivel, dijo Rivera Banuet, que también se han transformado en compañías agoexportadoras en expansión, como ha sucedido en Costa Rica y Uruguay.

Así mismo, en Argentina, la actividad agroindustrial es muy importante para el sector cooperativo agropecuario, la cual es realizada por 32.1% de cooperativas, especialmente vinos y quesos. Los cereales y oleaginosas (trigo y soja entre otros) son muy importantes, tanto en términos de producción o reproducción de semillas, como en comercialización cooperativa (51.1% de las cooperativas del sector); y el 31.3% comercializa productos pecuarios, destacándose bovinos, leche sin procesar y miel. Los cultivos industriales (predominando yerba mate y tabaco), las frutas, hortalizas y legumbres también son importantes en la comercialización cooperativa.

Para el SELA, las cooperativas tienen un papel fundamental entre las micro, pequeñas y medianas empresas y la economía rural latinoamericana porque mejoran la eficiencia y competitividad de muchos agricultores y ganaderos, permitiéndoles a éstos acceder a nuevas tecnologías y conocimientos pero también mejorando su poder de negociación frente a otros sectores económicos y sociales, así como instituciones públicas y de cooperación internacional.

Advirtió que "hoy, como pocas veces antes, hay un consenso generalizado en América Latina de que la promoción del desarrollo con inclusión social implica obligatoriamente priorizar la satisfacción de las necesidades alimenticias básicas de nuestra población". Más aún porque el hambre y la desnutrición contribuyen a la generación de un ciclo infinito de pobreza, caracterizado por altas tasas de mortalidad materna, desnutrición infantil y retraso en el desarrollo cognitivo.

Fuente: Susana González Gutiérrez, Periódico La Jornada, Domingo 27 de febrero de 2011, www.jornada.unam.mx. Ampliado con datos del censo cooperativo del INAES, Argentina y www.sela.org

Contenidos relacionados

Más contenidos sobre: