Homepage

Espacios privados
Acceso a áreas privadas

Inicio Actualidad y noticias

a+
a
a-

Nuestros Miembros

Brasil: Cooperativas señalan impactos negativos del Plan Agrícola

17 de julio de 2017

Marcio Freitas, presidente del Sistema OCB, conversó sobre los impactos negativos del Plan Agrícola y Pecuario 2017/2018 para el cooperativismo agropecuario. Destacó aspectos como restricción al crédito, límites y obligaciones imposibles de ser atendidas por las cooperativas, con relación, por ejemplo, a los agentes financieros.

El pasado 12 de julio, el presidente del Sistema OCB participó en una audiencia pública para debatir sobre el Plan Agrícola y Pecuario. A continuación presentamos la traducción de una entrevista publicada en la página oficial del Sistema OCB..

¿Podría resumir los impactos del Plan Agrícola y Pecuario 2017/2018 para las cooperativas agropecuarias?

Las cooperativas y nuestros miembros son responsables de la mitad de la producción agrícola brasileña. Es importante decir eso, para dimensionar la importancia del cooperativismo agro en el país. En este plan, se han cortado algunas líneas de crédito rural obligatorio y eso nos golpea fuertemente, causando un impacto de costo muy grande. Se han cortado, por ejemplo, rúbricas de industrialización, de anticipo para cooperativas e incluso de comercialización de productos.

Esto afecta al productor rural cooperativizado, pues afectará nuestro flujo de caja y todos los procesos que involucran la producción de las cooperativas. Por lo tanto, a pesar de que la cooperativa busque crédito en el mercado, por ejemplo, sus afiliados serían impactados en cerca de R $ 1,5 mil sólo en una cosecha, o sea, si nada es hecho por el gobierno, transferiremos todo ese valor, que es del productor rural brasileño, para el sistema financiero. Es una evasión, una pérdida de ingresos muy grande en apenas una cosecha. No podemos aceptar una cosa así.

¿Qué se puede hacer, ya que el Plan está en vigor?

Con el Plan lanzado, lo que podemos y debemos hacer es revisar. Hay cosas que necesitan ser vistas y otras que merecen ser revisadas. Cuando las cosas son positivas, el cooperativismo aplaude y divulga, pero cuando una normativa es publicada lleno de fallas, perjudicando a una clase como la del productor rural brasileño, es necesario revisar y, a tiempo, corregir la ruta para evitar problemas mucho más difíciles en futuro.

Es extensa la lista de reivindicaciones de las cooperativas. ¿Podría comentar?

En realidad, esta lista es extensa porque son extensas las restricciones al cooperativismo. Lo que queremos es que el gobierno vea cómo las cooperativas están sufriendo con las medidas anunciadas y que se retome lo que el sector tuvo en la cosecha pasada.

Queremos que los productores rurales vinculados a las cooperativas sigan teniendo acceso al crédito rural y no se presionen a contratar crédito con tasas de interés practicadas libremente por el mercado, independientemente del nombre (si LCA o CRA).

Es por eso que estamos luchando: por la reanudación de nuestra posición anterior para que así las cooperativas brasileñas puedan continuar prestando una atención eficiente a los más de 1,1 millón de afiliados agropecuarios, manteniendo la rueda de la economía nacional girando al ritmo que ella merece.

¿Y sobre la obligatoriedad de que, para conseguir crédito, las cooperativas tengan que proporcionar a las instituciones financieras una lista que contiene datos personales e intención de producción de sus afiliados, cuál es su evaluación?

Este es uno de los puntos de restricción para las cooperativas agropecuarias. En los años cosechados anteriores, la cooperativa obtenía el crédito, compraba el insumo y hacía la distribución en la medida en que el afiliado necesitase. Con la normativa de esta cosecha, la cooperativa necesita prever la necesidad del afiliado. Esto obligaría a la cooperativa a anticipar la decisión del negocio del productor rural. Por ejemplo: ¿va a plantar maíz o soja? ¿La siembra será en septiembre o diciembre? Es decir, la cooperativa no tiene como anticipar eso, incluso con las más modernas prácticas de gestión que hemos visto en el cooperativismo brasileño. Esta es una forma de descaracterizar la operación. Para nosotros, es un mecanismo claro de empujar a las cooperativas fuera del modelo de crédito rural.

¿Cómo evalúa la audiencia pública que involucró a dos frentes parlamentarios, representantes del gobierno y de las cooperativas brasileñas?

Fue una audiencia muy positiva. Creo que mostramos las dificultades que el Plan trae para las cooperativas y percibimos una gran sensibilización del Congreso Nacional, a través de esos dos importantes frentes parlamentarios (de la Agricultura y del Cooperativismo). También sentimos una señalización bastante clara en relación al Ministerio de Agricultura. Ayer, incluso, el ministro Blairo Maggi, en un evento que contó con la participación del presidente Michel Temer, admitió que el ministerio necesita revertir las cuestiones que perjudican a las cooperativas brasileñas.

¿Cuál es el mensaje dejado en esta audiencia?

Pedimos el apoyo integral de la Comisión de Agricultura, Ganadería, Abastecimiento y Desarrollo Rural y de la Cámara de Diputados a las reivindicaciones de las 1.500 cooperativas agropecuarias y de los más de 1,1 millón de brasileños cooperados perjudicados por el Plan Agrícola.

Lea aquí el artículo original en portugués.

Contenidos relacionados

Más contenidos sobre:

Brasil

Publicite su evento o su producto en el sitio web de referencia sobre cooperativismo de habla hispana. Conozca aquí cómo anunciar en nuestro sitio web.