Homepage
Espacios privados
Acceso a áreas privadas

Inicio Actualidad y noticias

a+
a
a-

Coyuntura económica y sector cooperativo en Colombia

9 de enero de 2011

Al finalizar 2010, la Confederación de Cooperativas de Colombia (CONFECOOP) presentó un interesante documento que analiza la evolución reciente de la economía de aquel país y las perspectivas para el año 2011, enfocándose además en los retos y oportunidades que presenta este escenario para el movimiento cooperativo colombiano.

Análisis: COYUNTURA ECONÓMICA Y SECTOR COOPERATIVO

Muy cerca de finalizar el año 2010, el entorno económico colombiano muestra estabilidad para la principales variables, pese a estar atravesando por un estancamiento en la creación de empleos, una modificación general de las políticas económicas derivadas del cambio de gobierno y una difícil situación climática que ha llevado a la declaratoria de la emergencia social.

Inflación

La estabilidad macroeconómica colombiana se reflejó durante 2010 en el comportamiento de la inflación, mostrando a su turno un despegue económico lento luego de la desaceleración de 2008 y 2009. Igualmente, las variables económicas corresponden a un periodo electoral en el cual la economía estuvo muy a la expectativa de lo que pudiera ocurrir con un cambio de gobierno.

JPEG - 32.7 KB

El gráfico No. 1 presenta una proyección de lo que puede ser el dato aproximado de inflación para el final del año situado entre el 2.5% y el 3%, dato que hoy depende en gran medida del comportamiento del precio de los alimentos, el cual sin duda se afectará por la difícil situación por la que atraviesa el agro colombiano derivada del fuerte invierno.

JPEG - 35.6 KB

El gráfico No. 2 muestra el comportamiento de la variación en el índice de precios al consumidor mes a mes, notándose un repunte hacia el final del año, pero con un comportamiento muy similar al año 2009. Para el cierre de noviembre la inflación acumulada alcanza el 2.51% y la de doce meses el 2.59%.

Un incremento en la inflación para Colombia era previsible para el año 2010, sin embargo, el ritmo de crecimiento de la economía no fue lo suficientemente vigoroso para generar altas presiones sobre los precios. Igualmente, la tasa de cambio sigue situándose en rangos que registran revaluación frente al cierre del año anterior, lo cual tampoco genera presión sobre los precios con componente importado.

Un hecho que no se esperaba finalizando el 2010 es el fuerte invierno a lo largo del país, situación que podría adelantar el repunte natural de la inflación que se da como consecuencia de la reactivación de la economía y que, en todo caso, anticipa lo que puede ser el comportamiento de esta variable para 2011.

Si el ambiente de confianza continúa generando incrementos en la demanda, si las políticas para la generación de empleo y formalización de la economía comienzan a implementarse, si el crédito sigue por la senda del crecimiento, y si el peso mantiene fortaleza frente al dólar, 2011 puede venir acompañado de un escenario de inflación superior al de los dos últimos años y, por ende, las decisiones de política monetaria podrían llevar a incrementos en la tasa de intervención del Banco de la República.

Para el sector cooperativo la estabilidad del índice de inflación puede ser vista como positiva, en la medida que no afecta en mayor medida la capacidad adquisitiva de los asociados y vinculados. Para las cooperativas con actividades financieras, un escenario de mayor inflación no es tan nocivo y, por el contrario, puede mejorar los ritmos de crecimiento de la cartera, como consecuencia del incremento en las tasas de interés que harían las entidades financieras tradicionales en un escenario de política contraccionista.

Producción

En el gráfico No. 3 se presenta el comportamiento en el índice de variación del Producto Interno Bruto –PIB-, durante la década. El dato para 2010 corresponde a la proyección presentada por la CEPAL en su reciente informe “Balance Preliminar de las Economías de América Latina y el Caribe”. Si bien este repunte en el crecimiento es satisfactorio y sugiere el inicio de un nuevo ciclo expansivo, en todo caso se sitúa por debajo del promedio para la región latinoamericana, el cual se ubica en el 6%, y por debajo del promedio para los países de América del Sur, ubicado en el 6.6%.

JPEG - 41.1 KB

La mayor producción se ha visto favorecida por el desempeño del sector minero, en el cual se apreciaron crecimientos en la explotación de petróleo y carbón, acompañados de alzas en los precios internacionales. Igualmente la recuperación de la demanda interna impulso a la industria manufacturera.

El sector cooperativo históricamente ha mantenido una correlación positiva entre el comportamiento de la economía y sus tasas de crecimiento, por tanto, observar repuntes en la actividad productiva nacional necesariamente implica una mejora para el sector. Las perspectivas de crecimiento para Colombia sugieren que en 2011 se dé un comportamiento un poco superior al de 2010, en virtud de que éste fue un año donde muchas decisiones económicas se represaron por la incertidumbre propia del periodo electoral y, en todo caso, hasta ahora comienza a reactivarse el crédito y la demanda interna.

Mercados financieros

Los cambios en el panorama financiero nacional han estado estrechamente ligados al comportamiento de la inflación que, como ya se analizó, ha permanecido estable y en niveles bajos. Lo anterior llevó incluso a que el Banco de la República rebajara en 50 puntos básicos su tasa de intervención para situarla en 3.0%.

En el gráfico No. 4 se aprecia la evolución trimestral de la tasa de interés de consumo del sistema financiero, el interés bancario corriente y la tasa de usura, mostrando cómo la tendencia descendente aún no ha cambiado.

JPEG - 48.1 KB

La tasa de consumo promedio del sistema financiero se situó al cierre del tercer trimestre de 2010 en 17.33%, resultando ser el más bajo de la década. Este escenario de bajas tasas de interés corresponde a la política monetaria expansionista implementada por el Banco de la República y ha sido uno de los factores determinantes de la reactivación del crédito en Colombia.

Por el lado de las tasas de captación (Gráfico No. 5), la referencia utilizada es la DTF (tasa promedio de los certificados a término a 90 días), la cual se sitúa también en el nivel más bajo de la década. Con unas tasas de captación en niveles tan bajos, el mercado financiero colombiano en general, observó durante 2010 bajas tasas de crecimientos de los depósitos tradicionales, dando a su turno un impulso a las inversiones en el mercado de capitales a través de la bolsa, los fondos fiduciarios y las carteras colectivas.

JPEG - 39.5 KB

El sector cooperativo enfrentó una fuerte presión en materia de tasas de colocación derivado de lo anterior, pero pudo sortear la situación con un servicio diferenciado, e igualmente en la media de sus posibilidades también redujo, aunque no al mismo ritmo, sus tasas de colocación. Por el lado de las captaciones, el cooperativismo se vio beneficiado, toda vez que por prima de riesgo, las cooperativas históricamente han ofrecido mejores tasas que las entidades financieras tradicionales.

Los mercados de capitales en 2010 han presentado un comportamiento satisfactorio. La estabilidad macroeconómica, política y financiera, ha mantenido el nivel de riesgo país en un rango atractivo para la inversión. En la gráfica No. 6 se aprecia cómo el IGBC (Índice General de la Bolsa de Valores de Colombia), mantuvo durante la mayor parte del año importantes valorizaciones, impulsadas por el sector minero, energético y financiero. Adicionalmente, el fortalecimiento del mercado interno y los procesos de integración, sumado a las emisiones en el plano internacional, han incrementado la confianza sobre la bolsa colombiana. Sólo hasta el mes de noviembre se presentó una corrección de la tendencia anual, pero las perspectivas continúan siendo positivas para el mercado de capitales colombiano.

JPEG - 36.2 KB

Para las cooperativas, el mercado de capitales ofrece oportunidades de inversión sobre excedentes de liquidez, además de contribuir a una diversificación de sus inversiones en pro de la mitigación del riesgo de mercado. Igualmente, en la medida que el sector se posiciona en diversas ramas de la actividad, deberá incursionar en la revisión de este mercado como un mecanismo de apalancamiento.

La tasa de cambio ha sido una de las variables sensibles para las decisiones de política económica en 2010. El escenario de baja inflación y, por ende, bajas tasas de interés, ha presionado continuamente la revaluación de peso frente al dólar, ante lo cual el Banco de la República implementó diversas medidas de tipo arancelario, de flujos de efectivo y de compra de divisas, derivando en una relativa estabilidad de la tasa de cambio. No obstante al cierre de diciembre seguramente se registrará revaluación cercana al 7%.

JPEG - 35.1 KB

Por la diversidad del sector cooperativo, la revaluación puede ser vista como positiva o negativa dependiendo si la organización es exportadora, caso en el cual el fenómeno es nocivo en términos de competitividad, o si es importadora, en cuya situación se ve beneficiada en sus compras.

Desempleo

Con datos hasta octubre de 2010, y tal como se aprecia en el Gráfico No. 8, la tasa de desempleo en 2010 presenta una mejora a partir del segundo semestre, sugiriendo un descenso en la misma para el cierre del año. No obstante, la preocupación del nuevo gobierno es grande en esta materia, convirtiéndose en uno de los principales retos en materia de política económica. Los incentivos que se vienen planteando para promover la formalización y el empleo se espera que den frutos en 2011, de manera que el país pueda observar tasas de desempleo de un dígito en promedio para los próximos años.

JPEG - 34.8 KB

El cooperativismo, en consecuencia, puede esperar un 2011 con un entorno macroeconómico estable, que sin duda favorece sus principales subsectores. El repunte en la inflación no representará mayores riesgos desde el punto de vista de las tasas de interés que afecten la actividad de colocación de crédito, sin embargo podrían apreciarse disminuciones en los ritmos de crecimiento de los depósitos por ajunte de las tasas de captación de las entidades financieras tradicionales. En el sector real, buena parte del comportamiento dependerá de las mejores condiciones de ingreso para la población, aspecto sobre el cual aún no puede hablarse de una mejora, hasta tanto las medidas del nuevo gobierno se comiencen a implementar.

Desde el punto de vista estrictamente económico, las cooperativas tienen condiciones favorables para ampliar su radio de acción, consolidar aún más sus sectores líderes y aprovechar las oportunidades en nuevos sectores de la producción que hoy se plantean como prioritarios para el país.

Fuente: CONFECOOP

Contenidos relacionados

Más contenidos sobre:

Publicite su evento o su producto en el sitio web de referencia sobre cooperativismo de habla hispana. Conozca aquí cómo anunciar en nuestro sitio web.