Homepage
Espacios privados
Acceso a áreas privadas

Inicio Actualidad y noticias

a+
a
a-

Declaración de CICOPA Américas en el marco de la cumbre cooperativa continental

16 de noviembre de 2016

Las cooperativas de trabajo asociado de la región desarrollaron una intensa actividad en el marco de la IV Cumbre Cooperativa de las Américas que incluyó la realización de su cuarto encuentro continental, la realización de la III Asamblea Regional de CICOPA Américas y la aprobación de una declaración conjunta de las organizaciones que la componen.

Las actividades desarrolladas por los representantes de las cooperativas de la región tuvieron lugar el miércoles de 16 de noviembre, con una completa agenda que dio forma a una extensa jornada de trabajo. El IV Encuentro de Cooperativas de Trabajo de las Américas tuvo como objetivo analizar el papel de las cooperativas del sector en el tejido de economía social y solidaria, la democratización y el desarrollo sostenible. Se centró fundamentalmente en el análisis de una propuesta preliminar elaborada por CICOPA Américas acerca de los tres ejes temáticos principales definidos para la IV Cumbre Cooperativa de las Américas, lo que se complementó con un debate precedido por la presentación de experiencias cooperativas de distintos países de la región, que ejemplificaron el rol de las organizaciones del sector en torno a cada uno de esos tres ejes de debate.

La presentación del documento previo referido al eje 1, Poder, Mercado, Democracia y Desarrollo, estuvo a cargo de José Orbaiceta de FECOOTRA de Argentina, mientras que la experiencia analizada en torno a la temática propuesta por este eje fue la de la Cooperativa de Servicios Aero Industriales (COOPESA) de Costa Rica. El debate se concentró en cómo revigorizar el accionar políticos de las cooperativas frente al incremento del poder de las corporaciones en los mercados de la región. Se planteó que el cooperativismo requiere pensar las alianzas estratégicas y de participación política de sus organizaciones y que para ello es preciso intercambiar conocimientos sobre las propias organizaciones, desarrollar mercados propios a través de la intercooperación y de la construcción de cadenas de valores nacionales e internacionales, y lograr que el estado implemente políticas públicas de acuerdo con las necesidades de desarrollo del sector. Se acordó que, en el fondo, esto significa una disputa por dar un nuevo carácter al poder y fomentar circuitos de mercado en el marco de una cultura solidaria y cooperativa.

En relación con el eje 2 de fortalecimiento de la Economía Social y Solidaria, quien realizó la presentación del documento previo fue Arildo Mota de Unisol, de Brasil y Presidente de CICOPA Américas, mientras que la experiencia analizada fue la de la cooperativa Justa Trama, también de Brasil. El debate se centró en las estrategias a desarrollar por parte del movimiento cooperativo regional para estrechar la relación de colaboración con los demás actores de la economía social solidaria. Se concluyó que es necesario profundizar en el conocimiento de lo que significa realmente la economía social y solidaria, para poder manejar concepciones más articuladas, para no caer en la repetición de los discursos que se presentan desde la clase política e inclusive en las caracterizaciones que se realizan desde el mundo académico. El cooperativismo tiene que identificar a los diversos actores de la economía social y solidaria, buscando otras organizaciones de trabajadoras y trabajadores además de las cooperativas. Como algunos de los elementos clave para el fortalecimiento de la economía social y solidaria se identificaron la intercooperación, la radicación en el territorio, la vinculación con las organizaciones sociales y la agremiación.

A partir del debate, el intercambio y el trabajo previo desarrollado en torno a cada uno de los tres ejes temáticos, se elaboró y se aprobó el texto de una Declaración de CICOPA Américas (ver debajo el texto completo). El documento comienza destacando el brutal proceso de concentración de la riqueza que se está experimentando en todo el mundo y algunas de sus principales consecuencias: “aumento constante del desempleo, la desnutrición, la flexibilización de los derechos sociales y laborales, y con problemas asociados al acceso a la salud, la vivienda y la educación”. No obstante, el documento también destaca que esta situación ha dado lugar a un reclamo creciente y generalizado por la búsqueda de nuevas formas de organización económica, social y política, entre las que se destacan muy especialmente las diferentes formas de la economía social y solidaria, a la que define como “con una fuerza sin precedentes, que además de presentarse como una práctica histórica económica diferente a las formas de propiedad capitalistas, es una experiencia que ensaya formas distintas de sociedad; una otra economía para asegurar el futuro humano”.

En la medida que se interpreta que el poder en el mundo actual reside fundamentalmente en el sistema financiero transnacional, el documento argumenta que la democratización de la sociedad, debe pasar por una democratización de la economía, para lo que propone avanzar en la generación y el control de cadenas de valor de productos con altos componentes de desarrollo tecnológico y con financiamiento propio, que permita disputar porciones del mercado a los grupos económicos poderosos y concentrados.

Respecto a los Objetivos de Desarrollo Sostenible, así como a sus metas, el documento plantea que están en consonancia con la doctrina y práctica de las cooperativas en general y de las de trabajo asociado en particular y que para promoverlos es preciso tener participación en iniciativas que promuevan la democratización del conocimiento y del sistema financiero. Asimismo, señala que el movimiento cooperativo “debe buscar un equilibrio entre las satisfacciones particulares y el sostenimiento de los ecosistemas, teniendo en cuenta el equilibrio entre lo social y lo económico”.

La declaración propone la realización de una labor constante de formación de conciencia cooperativa al interior del propio movimiento y sugiere incrementar la incidencia sobre el sistema educativo en todos sus niveles y en la formación de los docentes, aportando a la construcción de un sistema de gestión social y auto-gestionado de la educación. Llama la atención sobre la importancia de construir otros actores como las pequeñas y medianas empresas, el movimiento obrero organizado, las iglesias, los movimientos sociales que representan a los excluidos y las universidades. Por otro lado, sostiene que “la economía social y solidaria debe estar incluida en los proyectos estratégicos de desarrollo de los países, a través de legislaciones y políticas públicas que cuenten con mecanismos de control y de elaboración en donde esté presente el sector”.

El documento finaliza realizando un llamamiento a todos los movimientos del cooperativismo americano para que difundan sus contenidos, los estudien, los analicen, los debaten y definan la manera apropiada de implementar sus recomendaciones en la gestión cotidiana en función de las singularidades de cada realidad y cada organización. Para concluir, convoca a “los tres sectores de la economía: el público, el privado y el social, a que unamos fuerzas y trabajemos juntos por un mejor futuro de la humanidad, tomando en consideración los Objetivos del Desarrollo Sostenible, para llegar al 2030 y poder decir: ¡misión cumplida!”.

Luego del Encuentro, se realizó la III Asamblea Regional de CICOPA Américas, que fue presidida por Arildo Mota Lopes y contó con la presencia especial de Manuel Mariscal, Presidente de CICOPA a nivel mundial. En su parte inicial, la Asamblea dio su aprobación final al texto de la Declaración de CICOPA Américas. Más adelantó, consensuó trabajar para conseguir una personería jurídica que permita a CICOPA Américas obtener más recursos de cuotas de sus asociados y gestionar proyectos de cooperación. También aprobó las “Bases para la Planificación 2017-2018”, que servirán como marco para el trabajo de la organización regional el próximo bienio.
Se aprobó la incorporación de la Liga de Cooperativas de Puerto Rico como miembro de CICOPA Américas. La Liga de Cooperativas de Puerto Rico es el organismo de representación del conjunto del movimiento cooperativo puertorriqueño que agrupa a cooperativas, federaciones y centrales de cooperativas con el propósito de defender los intereses comunes del movimiento, promover su desarrollo y favorecer la educación e integración cooperativa.

Entre las organizaciones presentes en la Asamblea estuvieron la CNCT y FECOOTRA de Argentina, OCB y Unisol de Brasil, la USFWC de los Estados Unidos, la CWCF de Canadá, Ascoop de Colombia, la CNC de México, la FCPU de Uruguay y la Liga de Cooperativas de Puerto Rico. También acompañaron la celebración de la Asamblea, como invitados especiales, Manuel Mariño, Director Regional de Cooperativas de las Américas, Armando Cuéllar de La Equidad Seguros de Colombia, Graciela Fernández, Presidenta de la Confederación Uruguaya de Entidades Cooperativas, y Rosana Perdomo representando al Instituto Nacional de Cooperativismo del Uruguay.

Documentos relacionados

Publicite su evento o su producto en el sitio web de referencia sobre cooperativismo de habla hispana. Conozca aquí cómo anunciar en nuestro sitio web.