Homepage

Espacios privados
Acceso a áreas privadas

Inicio Actualidad y noticias

a+
a
a-

Disipando los mitos sobre las cooperativas

6 de noviembre de 2012

Un reciente informe realizado por una empresa consultora ha encontrado que muchas preconcepciones sobre las cooperativas están equivocadas. El escritor y periodista profesional Andrew Bibby, analizó estos resultados.

Los consultores han descubierto a las cooperativas y parece que les ha gustado lo que encontraron. McKinsey & Company lanzaron su anunciado informe sobre las cooperativas el 9 de octubre pasado en la Cumbre Cooperativa Internacional en Quebec donde su director global Dominic Barton entregó los resultados. “Ha llegado el momento para que las cooperativas tomen protagonismo y sean celebradas”, dijo a la audiencia. Hizo un llamado general para que los negocios cambien del “valor del accionista al valor de todas las partes involucradas" y criticó fuertemente el cortoplacismo del negocio convencional, conducido por la necesidad de producir informes financieros trimestrales para los inversionistas. El “capitalismo trimestral no conduce a buenos resultados. La presión a corto plazo es tóxica”, dijo.

La investigación de McKinsey, solicitada para la Conferencia de Quebec por la organización anfitriona, la cooperativa financiera basada en Quebec - Desjardins - es el primer análisis profundo del modelo cooperativo realizado por una consultora de mercado importante. El informe comienza precisando que las organizaciones cooperativas tienen una presencia económica significativa en el mundo de hoy y sugiere que, luego de la crisis financiera global, existe una verdadera oportunidad para que las cooperativas lleguen a más personas. Dominic Barton identificó la confianza como una ventaja comparativa para el sector. La “confianza en los negocios ha estado en declive desde 1966, excepto en lugares como la India y China. Pero cuando usted mira la confianza en las cooperativas, se observa que el movimiento ha avanzado en una dirección positiva”, señaló.

El estudio de McKinsey comienza por desafiar la típica visión de que las cooperativas crecen más lentamente que sus competidores capitalistas. Los datos publicados por la firma sugieren que las tasas de crecimiento son comparables a las de otras formas de negocio, aunque McKinsey dice que la manera en que se alcanza el crecimiento es diferente, sobretodo porque está centrado en satisfacer las necesidades de sus miembros más que en desarrollar nuevos mercados: “Basados en nuestro análisis, nosotros vemos dos oportunidades primarias de crecimiento para las cooperativas”.

“Primero, las cooperativas deben poner en juego sus fortalezas naturales y continuar buscando aumentar su participación en el mercado brindando una experiencia única a sus miembros y clientes. La otra oportunidad grande de crecimiento para las cooperativas, y probablemente la que tiene mayor potencial, es buscar más activamente oportunidades en mercados adyacentes de crecimiento rápido”, indica el informe.

McKinsey también investiga el desempeño organizacional de las cooperativas con relación a otros modelos de negocio. El estudio sugiere que las cooperativas alcanzan éxito en la movilización de los empleados en base a un “sentido de un propósito mayor” y produce una serie de datos de los bancos cooperativos norteamericanos que demuestran niveles más altos de la satisfacción de sus clientes comparados con los bancos convencionales. Pero McKinsey también señala que las cooperativas en general sufren cuando se trata de “agilidad organizacional” – o, en otras palabras, que se mueven más lentamente cuando tienen que tratar problemas o enfrentar nuevas oportunidades: “Parte de esto es atribuible a los sistemas menos eficaces de gerenciamiento y en parte es - según nuestras entrevistas - debido al ritmo naturalmente más lento de los procedimientos de toma de decisiones democráticas”, indica el reporte.

Otra demanda es que las cooperativas también se están retrasando detrás de las empresas de responsabilidad limitada cuando se trata de encontrar y consolidar el talento humano que necesitan para el éxito. Las cooperativas podrían aprender de sus competidores comerciales en áreas tales como el reclutamiento de personal más allá de su mano de obra existente, ampliar la experiencia del personal con programas de rotación y movilidad de trabajo y extender la experiencia del gerenciamiento por capacitación de directivos. McKinsey elogia la cooperativa belga de seguros P&V, la cooperativa de granjeros de los E.E.U.U. y a Desjardins, porque son ejemplos de buena práctica en este sentido.

El estudio también analiza en más detalle tres sectores donde las cooperativas han tenido históricamente fuertes raíces, servicios financieros, sector agrícola y sector minorista. Advierte, por ejemplo, de las implicancias potenciales del rápido crecimiento de las compras en línea comparadas con las compras tradicionales en los locales comerciales.

El estudio de McKinsey fue puesto a un alto nivel de debate durante la cumbre de Quebec, por una gama de participantes incluyendo al economista ganador del premio Nobel, A. Michael Spence, de la Universidad de Stanford y Nigel Vooght, líder global para los servicios financieros de la consultora PwC.

Nigel Vooght ofreció a la audiencia de líderes cooperativistas su fuerte apoyo al modelo de negocios cooperativo: “Hay una gran oportunidad para el sector, dada la crisis que hemos estado atravesando. Hay un vuelco hacia la calidad y la seguridad, y las cooperativas tienen un modelo que es exitoso”, dijo.

Por su parte, el director ejecutivo de The Co-operative Group, Peter Marks, sostuvo que las cooperativas deben adoptar un acercamiento fuerte a la eficacia y a la competitividad del negocio. “No tiene sentido usar el modelo cooperativo como diferenciador si sus productos y servicios no son tan buenos como los ofrecidos por los competidores”, manifestó. También señaló un punto que definitivamente siente del funcionamiento de The Co-operative Group. “Simplemente no pienso que más gente participará en el gobierno de las cooperativas. Y sí, pienso que esta situación amenaza el modelo, el peligro principal comienza cuando se tiene solamente a algunas personas en las funciones directivas, ellos pueden llegar a imponer sus prejuicios políticos ante la mayoría”, señaló. “También veo esas actitudes en nuestra sala de reunión, con la gente exponiendo sus visiones políticas y abogando ideas que contradicen los intereses comerciales reales del negocio. Pienso que este es un defecto del modelo cooperativo”, agregó.

En general el fuerte consenso que surgió de Quebec parece ser que en este momento las cooperativas tienen una verdadera oportunidad de mejorar su desempeño y alcanzar el éxito comercial a través del fortalecimiento de sus valores éticos cooperativos. Dominic Barton de McKinsey acabó su presentación con un comentario que él atribuyó al influyente economista Adam Smith: “El deber del empresario es cuidar a la sociedad en que opera.” En respuesta obtuvo un cerrado aplauso de la audiencia cooperativista.

Fuente: http://socialenterprise.guardian.co.uk
Traducción: ACI-Américas

Contenidos relacionados

Más contenidos sobre:

Canadá