Homepage

Espacios privados
Acceso a áreas privadas

Inicio Actualidad y noticias

a+
a
a-

El sector cooperativo se abre camino en Cuba

22 de agosto de 2013

Un grupo de 124 cooperativas no agropecuarias operan desde hace casi 2 meses en Cuba, como parte del proceso de actualización del modelo económico que impulsa el presidente Raúl Castro.

En los mercados gestionados por las nuevas cooperativas se mantienen precios regidos por la oferta y la demanda, aunque por indicación estatal hay precios limitados para determinados productos como el arroz, la papa o los chícharos.

Las cooperativas también contratan excedentes productivos de los campesinos, compran en el nuevo mercado mayorista o establecen relaciones contractuales con otras cooperativas.

En todos los casos, las nuevas estructuras tienen cuentas bancarias y libertad de autogestión, aunque mantienen su objeto social de modo que no se afecte el servicio al pueblo, han dicho las autoridades.

La formación de cooperativas en nuevas ramas de actividad forma parte de más de 300 medidas que conforman la hoja de ruta aprobada por el VI Congreso del Partido Comunista, realizado en abril de 2011.

De acuerdo con lo anunciado, las nuevas cooperativas tendrán una carga impositiva más baja en relación con otros trabajadores empleados en el sector no estatal, una medida que busca favorecer la propiedad colectiva.

Hace poco más de un año, en julio de 2012, la Asamblea Nacional de Cuba (parlamento unicameral) aprobó la extensión de la fórmula del cooperativismo a más de 200 actividades no agrícolas.

La gastronomía, los servicios, el transporte y otros rubros, parecen ser terreno fértil para el crecimiento de esa forma de propiedad colectiva, cuyo marco legal se elabora para generalizarlas una vez transcurrido el plazo del experimento.

El pasado año, el presidente de la Sociedad de Cooperativismo de Cuba, Alberto Rivera, dijo al semanario "Trabajadores" que “en un futuro no muy lejano las cooperativas tendrán un importante rol en el país, donde, junto con las empresas estatales, serán motores fundamentales de la economía”.

Además de una Ley General de Cooperativas, que incluirá tanto a las nuevas como a las que ya están en el agro, se preparan una metodología aplicable a cualquier tipo de unión, un manual de cooperativismo y un sistema de contabilidad, así como las políticas tributarias, de precios y de seguridad social que cumplirán los miembros.

En Cuba el sistema de cooperativas solo funcionó hasta ahora en la agricultura, con preponderancia del control del estado, por lo que aplicación de esa modalidad en otras áreas es algo sin precedentes en el último medio siglo.

Organizaciones de 2° grado

La hoja de ruta aprobada por el VI Congreso del PCC incluye la formación de cooperativas de segundo grado, es decir la unión de varias cooperativas.

El gobierno prevé que el aporte del sector no estatal al Producto Interno Bruto (PIB) de la isla crezca hasta alcanzar casi un 50 por ciento en los próximos cinco años como parte del proceso de actualización del modelo económico actualmente en marcha.

Contenidos relacionados

Más contenidos sobre: