Homepage

Espacios privados
Acceso a áreas privadas

Inicio Actualidad y noticias

a+
a
a-

Empresa recuperada por sus trabajadores en Uruguay lista para salir al mercado

6 de agosto de 2013

Después de muchas idas y venidas, los ex empleados de la empresa vitivinícola Calvinor formaron en junio la Cooperativa de Trabajadores de Vitivinicultura del Norte (Cooptravinor). Empezaron a trabajar con el apoyo de Instituto Nacional del Cooperativismo (Inacoop) y sus voceros aseguran que están en condiciones de salir al mercado con 200.000 litros de vino que tenían en reserva.

La historia de Calvinor comienza en el año 1984. Tras una serie de problemas, en diciembre de 2012 la planta de Calvinor dejó de fraccionar y los trabajadores de cobrar sus sueldos. Hubo reuniones con el PIT-CNT (la central sindical única del Uruguay) y el Ministerio de Trabajo y Seguridad Social, y finalmente, en mayo de este año, los trabajadores ocuparon la planta.

Feracor (empresa que había adquirido las acciones de Calvinor años atrás), presentó un recurso de Concurso Voluntario en la Justicia, demostrando que sus activos eran mayores que los pasivos y que se contaba con un patrimonio de dos millones de pesos. El objetivo era pedir otra oportunidad y seguir a cargo de la empresa. La Justicia concedió el recurso a Feracor y designó a la Asociación de Peritos del Uruguay como interventor de la empresa junto a Feracor. Pero la jugada no le salió bien a esta última: el interventor Gabriel Ferreira y el Instituto Nacional de Vitivinicultura (Inavi) demostraron ante la Justicia que los datos de la presentación de Feracor no eran correctos y que su pasivo era mayor que el activo.

La Justicia le negó el control de la empresa y designó a Ferreira como síndico. Los trabajadores, con la ayuda del Inacoop, en diez días conformaron la Cooperativa de Trabajadores de Vitivinicultura del Norte (Cooptravinor) y comenzaron las negociaciones para revitalizar Calvinor, con el objetivo de que la cooperativa asumiera la gestión. El 20 de junio en la Dirección Nacional del Trabajo, se reunieron todas las partes involucradas para intentar destrabar el conflicto.

El próximo 10 de octubre se realizará una reunión fundamental para el futuro de Calvinor y para los intereses de la cooperativa de trabajadores de explotar la viña: en Montevideo se juntarán Cooptravinor y representantes de la Dirección Nacional de Trabajo con todos los acreedores de Calvinor, para poder negociar las deudas y decidir el destino de la bodega y las viñas.

La experiencia cooperativa

Enrique Machado es el presidente de Cooptravinor. Asegura que el trámite para vender las reservas de vino está encaminado: la cooperativa tiene 550.000 litros, de los cuales están retirando 154.000 litros que son de una negociación anterior al concurso. Ese vino había quedado “preso” debido al concurso, pero ahora se hicieron los trámites y la Justicia consideró que debían retirarlos porque ya se habían pagado.
“De lo que quedaría, nosotros, la cooperativa, podemos, según el juez, procesar 200.000 litros. Los restantes serían de la Corporación Nacional para el Desarrollo, que estaría afín, una vez solucionadas las cosas, de negociar con nosotros. Para tener mayor valor agregado podríamos sacarlo fraccionado como producto terminado, por lo que ya estamos en condiciones de salir al mercado con 200.000 litros”, manifestó.

Las tareas que quedan por delante son la coordinación de las ventas, la impresión de las etiquetas y el corcho, y la producción de envases, que se concretará con Envidrio, un emprendimiento también gestionado por sus trabajadores. “Esa gestión lleva tiempo, y nosotros estamos distanciados de los lugares donde se producen los movimientos (la cooperativa se encuentra en la ciudad de Bella Unión, departamento de Artigas). Tenemos que ir a Montevideo una y otra vez, no hay otra alternativa. El síndico acompaña la gestión con su autorización y con su firma, pero los que tenemos que hacer la gestión somos nosotros”, agregó.

La cooperativa ya está constituida y tiene personería jurídica, pero todavía no es dueña de la empresa: está en carácter de custodia de la unidad productiva. Lo central para el futuro, según Machado, es demostrar que se trata de un emprendimiento viable y que la unidad se encuentra en condiciones. “Si abandonáramos y nos cruzáramos de brazos esto sería una tapera desmantelada. Que las autoridades y quienes entiendan vean que la unidad está en condiciones, acompañada por un proyecto marco del Inacoop”, continuó.

El Inacoop nombró un equipo técnico que comenzará a trabajar esta semana, integrado por ingenieros, psicólogos y abogados, que han estado vinculados a este tipo de emprendimientos. Una referencia para este trabajo es el proyecto de Paylana y su proceso posterior con la Cooperativa de Trabajadores de Paylana.

Machado subrayó que en la 
reunión del 20 de junio participaron, por primera vez, todas las entidades involucradas en el tema, y que actualmente hay tres personas designadas en el Ministerio de Trabajo, con quienes los cooperativistas canalizan sus problemáticas. Según Machado, también resultó vital el respaldo de la FOEB (sindicato de la bebida), que brindó un “empuje importantísimo” en materia de recursos, logística y otros aspectos organizativos.

Fuente: La diaria

Contenidos relacionados

Más contenidos sobre: