Homepage

Espacios privados
Acceso a áreas privadas

Inicio Actualidad y noticias

a+
a
a-

Innovadora experiencia cooperativa para jóvenes profesionales de Puerto Rico

31 de octubre de 2013

La cooperativa YukeRe provee a sus socios puestos de trabajo en sus diversas y variadas profesiones. Ofrece talleres para preparar planes de trabajo, trabajo en equipo y cómo fortalecer el negocio, así como asesoría a empresas o a cooperativas que quieran comenzar algún proyecto comunitario.

El objetivo de este tipo de cooperativa es proveer a sus socios puestos de trabajo, a través de la organización que crean, mediante la producción de bienes o servicios para terceros.

Carlos Vázquez Rivera, un profesional joven puertorriqueño, doctor en Sicología Social Comunitaria, trabajaba en un entorno de incertidumbre por varios años en la Universidad de Puerto Rico, al laborar por contrato. En la misma situación que él se encontraba un grupo de sus compañeras.

“El trabajo era bastante irregular, uno dependía de si te renovaban el contrato. Nos cansamos de esos vaivenes y decidimos formar una cooperativa de trabajo asociado”, recalcó Vázquez.

Vázquez dijo que fue así como, en el 2011, nació la Cooperativa YukeRe, con el propósito de atender el gran problema de desempleo que atravesaban.
“El sector más impactado con el desempleo en Puerto Rico es el de los jóvenes profesionales. Por eso es que muchos se han ido del País, buscando nuevas oportunidades. Nuestra cooperativa es una iniciativa para mantenernos con trabajo, porque de lo contrario, nos tendríamos que ir en fuga también”, aseguró.

Por su parte, Marianis Cordero, doctora en Sicología Clínica, socia y presidenta de la cooperativa, explicó que YukeRe está compuesta por siete miembros, todos jóvenes profesionales. “Llevamos dos años como cooperativa, pero como equipo llevamos cerca de 10 años trabajando juntos”, manifestó.

Además de Vázquez y Cordero, entre los socios se encuentran Massiel Muñiz, quien posee una maestría en Estudios de Género; Sonia Chabrán , con bachillerato en Administración de Sistemas de Oficina; Nancy Berríos, con maestría en Evaluación de Programas de Salud; Magaly Martínez, bachillerato en Agronomía, y Daelys Vélez, con doctorado en Sicología Clínica.

Vázquez comentó que el grupo es muy participativo y horizontal. “Escogimos el modelo cooperativista porque es muy a tono con el tipo de trabajo que hacemos. Ha funcionado muy bien”, agregó.

Poco a poco, la Cooperativa YukeRe se ha ido dando a conocer. Desde su creación, han trabajado en diferentes proyectos con cooperativas, escuelas, universidades, organizaciones de base comunitaria y empresas privadas.

“Yukere es la unión de la palabra yuke (taína) y refortalecimiento (re). Yuke sugiere el espíritu de la montaña y el lugar donde se forjan las herramientas con las que transformamos nuestro entorno”, reveló Cordero.

Proyectos que desarrollan

“Desarrollamos talleres sobre trabajo en equipo. Nuestro enfoque es diferente. Trabajamos desde un concepto que se llama refortalecimiento. Es una versión mejorada de lo que se conoce como apoderamiento. El concepto es de origen nuestro. Se enfoca en las fortalezas. No se detiene en las fallas de las organizaciones ni de las personas”, apuntó Carlos Vázquez.

Entre los adiestramientos que ofrecen está el de “Ligando generaciones”, dirigido a dar las herramientas para “armonizar las cuatro generaciones que existen hoy día en todos los escenarios laborales”, añadió Marianis Cordero.

También ofrecen talleres para preparar planes de trabajo, trabajo en equipo y cómo fortalecer el negocio, entre otros.

El grupo de socios cooperativistas realiza trabajos investigativos sobre el perfil de los clientes de las cooperativas. Además, tienen un componente de investigación en las áreas de salud mental, impedimentos y sexualidad. “Esas investigaciones las hacemos, por el momento, con nuestros recursos, y las usamos de referencia para cuando damos los talleres, pero también las diseñamos a petición de nuestros clientes”, dijo Cordero.

Otro servicio que ofrecen es el de evaluaciones de desempeño de proyectos de base comunitaria, de empresas. Les ayudan a determinar si están funcionando bien, cómo mejorar y si vale la pena continuar, entre otros aspectos.

También, ofrecen asesoría a empresas o a cooperativas que quieran comenzar algún proyecto comunitario.

“Nosotros los ayudamos a identificar el proyecto que pueden desarrollar, desde el nombre, objetivos, metas, y si ellos quieren, hasta los ayudamos a implementarlo”, subrayó Cordero.

“Hace poco fuimos a esta organización que quería hacer un proyecto comunitario en su comunidad y nos pidieron un análisis. El resultado fue que había necesidad de servicio en dos áreas, la parte de niños y niñas con impedimentos y la de los envejecientes. La organización decidió atender ambas poblaciones”, recordó Vázquez.

Academia de liderato

Actualmente, los jóvenes profesionales están en conversaciones con la Liga de las Cooperativas de Puerto Rico, la Comisión de Desarrollo Cooperativo, el Departamento de Educación y el Fondo para la Inversión y Desarrollo Cooperativo, entre otras entidades, para crear la Academia de Liderazgo Cooperativo.

“Esta academia ayudará a crear cooperativas juveniles en las escuelas. El fin es darles el apoyo técnico y los componentes que esto conlleva. De esta manera, ayudaremos a sembrar la semilla del cooperativismo en quienes un día tomarán las riendas de nuestro País”, explicó Vázquez.

Las cooperativas juveniles se organizan bajo la Ley Especial 220. Bajo la nueva Ley 247, para el año 2014 es obligatorio que todas las escuelas públicas en Puerto Rico tengan, al menos, una cooperativa. La academia de liderazgo servirá, además, para crear cooperativas en las instituciones carcelarias y de vivienda.

Alternativa a lo tradicional

Según Vázquez, el modelo cooperativista es bueno para los profesionales jóvenes por muchas razones.

“Nos ayuda a desarrollar esa mentalidad de emprendedurismo, a romper con la visión de que solo podemos ser empleados; es flexible para el diseño y ejecución de todo tipo de labor; es participativo -lo cual reclamamos las nuevas generaciones que no toleramos muy bien la jerarquía-; es un tipo de empresa con principios y valores; y tiene un potencial de crecimiento enorme”, señaló. “El cooperativismo ha demostrado ser una fuerza socio económica capaz de mejorar la situación económica y la calidad de vida de nuestro pueblo. Debemos apoyar el desarrollo de estas empresas, financiarlas y promoverlas”, puntualizó.

Fuente: elnuevodía.com

Contenidos relacionados

Más contenidos sobre:

Publicite su evento o su producto en el sitio web de referencia sobre cooperativismo de habla hispana. Conozca aquí cómo anunciar en nuestro sitio web.