Homepage

Espacios privados
Acceso a áreas privadas

Inicio Actualidad y noticias

a+
a
a-

Países de América Latina reducen la desigualdad de ingresos y han de encarar la volatilidad de precios de alimentos

23 de noviembre de 2011

Dos importantes informes globales fueron dados a conocer recientemente. En uno de ellos se destaca el avance en la reducción de la pobreza y la desigualdad en el conjunto de países de América Latina y el Caribe. En otro informe, se advierte del impacto de la crisis alimentaria mundial de 2006-2008, especialmente sobre países dependientes de importaciones de alimentos.

Los países de América Latina y el Caribe están reduciendo las enormes desigualdades en los ingresos, al tiempo que toman medidas para enfrentar la deforestación y otras amenazas ambientales que podrían detener el ritmo de los avances en desarrollo humano en la región, indica el Informe sobre Desarrollo Humano 2011, presentado por el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD).

Pese al progreso de la región en materia de desarrollo, el Informe de 2011 advierte que la rápida deforestación y otras amenazas ambientales podrían eclipsar los logros regionales y obstruir los avances. En ese contexto, hace un llamado a tomar medidas audaces, tanto al interior de las naciones como a nivel internacional, para hacer frente a los desafíos que plantea el clima, como el aumento del nivel del mar que afectará intensamente las islas caribeñas y las zonas costeras continentales.

“A largo plazo, la deforestación y la sobreexplotación de la tierra y los cursos de agua pueden amenazar los medios de vida, la disponibilidad de agua dulce y los recursos renovables esenciales, como la pesca”, sostienen los autores del Informe, al tiempo que agregan que tales problemas pueden magnificar los desequilibrios de poder y de oportunidades.

Pese a los desafíos ambientales, el Informe indica que hubo avances en la conservación de los recursos naturales y en algunos países, entre ellos Brasil, las comunidades están tomando medidas para reducir la contaminación, mejorar el entorno urbano e incentivar el transporte público.

Varios países han tenido éxito en la lucha contra la pobreza con programas comunitarios que entregan un salario mínimo y garantizan servicios sociales, agrega el Informe. Entre tales iniciativas, que pueden ser eficaces tanto en función de los costos como de los resultados, cita como ejemplo a los programas Bolsa Familia y Oportunidades de Brasil y México, respectivamente, que cubren alrededor de una quinta parte de los habitantes de esos países a un costo aproximado de 0,4% del producto interno bruto (PIB).

En su versión 2011, el Informe indica que si bien América Latina sigue siendo la región con los niveles más altos de desigualdad de ingresos, las brechas nacionales en la distribución se han ido acortando en los últimos años, en especial en Argentina, Brasil, Honduras, México y Perú.

En contraste con sus resultados en la equidad de ingresos, la región ha avanzado en materia de acceso a servicios de educación y salud. En este sentido, ocupa el primer lugar entre las regiones en desarrollo en cuanto a gasto público en educación, 7,7% del PIB, y muchos países se están acercando al 100% de matriculación en el nivel primario y secundario.

El Informe sobre Desarrollo Humano 2011 está disponible en Internet en español y otros idiomas.

La volatilidad de precios afecta la economía y la seguridad alimentaria

La Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) dio a conocer el informe titulado El estado de la inseguridad alimentaria en el mundo 2011. Un resumen y el documento completo están disponibles en el sitio web de la FAO.

Allí se hace hincapié en las diferentes repercusiones que tuvo la crisis alimentaria mundial de 2006-08 en los distintos países, y que afectó más a los más pobres. Mientras que algunos países grandes lograron hacer frente a las peores consecuencias de la crisis, las poblaciones de muchos países pequeños que dependen de las importaciones registraron un aumento considerable de los precios que, aunque solo fuera temporal, puede tener efectos permanentes en su capacidad de obtener ingresos y de salir de la pobreza en el futuro.

El informe del año en curso se centra en los costos de la volatilidad de los precios de los alimentos, así como en los riesgos y oportunidades que plantean los elevados precios de los alimentos.

En el Informe se consideran tres grandes aspectos: i) el cambio climático y la mayor frecuencia de las perturbaciones meteorológicas, ii) el aumento de los vínculos entre los mercados energéticos y agrícolas debido a la creciente demanda de biocombustibles y iii) el aumento de la “financierización” de los productos alimenticios y agrícolas básicos. Como resultado del análisis, se estima que todos estos factores apuntan a que la volatilidad de los precios será una realidad perdurable.

En el informe se describen los efectos de dicha volatilidad en la seguridad alimentaria y se presentan opciones en materia de políticas para reducir la volatilidad de una forma efectiva en función de los costos y para controlar dicho fenómeno cuando no se pueda evitar.

Fuentes: www.beta.undp.org y www.fao.org.

Contenidos relacionados

Más contenidos sobre: