Homepage

Espacios privados
Acceso a áreas privadas

Inicio Actualidad y noticias

a+
a
a-

Para salir del pozo

7 de junio de 2012

Un conjunto de 14 cooperativas inscriptas en la Federación de Cooperativas de Producción del Uruguay (FCPU) fueron receptoras de 365.000 dólares por intermedio de fondos no reembolsables pero que implican una contrapartida de las beneficiarias. Proyectos ya en marcha o nuevos recibieron 117.000 dólares del Ministerio de Industria, Energía y Minería (MIEM), institución que destinará otros 100.000 dólares al Fondo Nacional de Capital Semilla, iniciativa de la Red del Sur aún en concurso, a los que se sumarán 148.000 dólares financiados por el Mercosur y la Unión Europea.

Los fondos se otorgaron la semana pasada en el marco del Proyecto de Funcionamiento e Implementación de Políticas de Especialización Productiva, a cuya convocatoria se presentaron 20 cooperativas, siendo seis las que no fueron contempladas.

El secretario de producción de la FCPU, Carlos Reyes, admitió que “no fue fácil” la evaluación de los proyectos pero resaltó que “para nosotros éstos son los momentos lindos de ser dirigente”. Por su parte, el subsecretario del MIEM, Edgardo Ortuño, expresó que las propuestas seleccionadas son “interesantes e importantes en áreas tradicionales pero también en áreas nuevas”, y agregó: “Son la muestra de que se puede trabajar en la promoción de valores solidarios; nosotros creemos que el avance de Uruguay también supondrá avanzar en la economía social”.

El mecanismo previsto en el fondo comenzó a estructurarse en 2007 y consiste en que el MIEM facilita 60% del capital necesario para llevar a cabo la propuesta, mientras que la parte interesada debe aportar 40% restante. “No se lo regalamos. ¿Viste que dicen que el gobierno regala? Esto no es regalo, ellos tienen que hacer un esfuerzo”, enfatizó en diálogo con la diaria Mónica Barriola, coordinadora de la Unidad Económica de Ejecución de Políticas del MIEM, dependencia encargada de hacer un seguimiento contable “estricto” de la viabilidad y del posterior avance del proyecto. “Cuando evaluamos, lo que hacemos es fijarnos si [la cooperativa] es en el interior o en Montevideo, la cantidad de puestos de empleo que genera”, ejemplificó Barriola, y amplió: “Si hay exportadoras bienvenidas sean, tienen extrapuntaje, a veces punteamos más a una cooperativa que está en el encadenamiento productivo con otra cooperativa”.
Ramos generales

Los montos obtenidos por cada uno de los 14 emprendimientos van de 6.000 a 12.000 dólares y sus destinos serán variados. Stream Media, canal de televisión cooperativo por internet, lo aprovechará para lanzar un nuevo producto, Teveuy.com, dirigido al exterior. Si bien el plantel fijo de trabajo está formado por cinco personas, su presidente, Alberto Colombo, comentó: “Tenemos colaboradores a los que contratamos para trabajos puntuales. Hace un año que estamos trabajando, nos unimos por el proyecto del canal”, desde el cual emiten un informe semanal y un noticiero con información del cooperativismo.

Suscriptos

Entre los colectivos cuyas propuestas de desarrollo fueron evaluadas positivamente para la otorgación de los fondos se encuentra la cooperativa la diaria. El destino de los 195.228 pesos concedidos será la modernización del sistema informático que registra las suscripciones, permite la organización de la distribución del diario y fomentar el vínculo con quienes lo reciben diariamente. La apuesta es a mejorar esta herramienta, lo que incluye la utilización y desarrollo de un sistema que contenga mayores prestaciones para el relacionamiento con el cliente, la gestión de ventas desde la promoción hasta la facturación, y la integración con las demás áreas del periódico, como por ejemplo la venta de publicidad y distribución.

La Cooperativa Artigas, del departamento de Canelones, creó un prototipo de generador eólico que buscará potenciar con los recursos conseguidos. La integran un grupo mixto de diez personas menores de 40 años y abarca los sectores metalúrgicos y de la construcción. Según Christian Martínez, su secretario, surgió “como una alternativa para varios compañeros” porque “en el mercado laboral en el que vivimos a veces es difícil conseguir trabajo por la edad”. Pero también, según remarcó, “estaban cuestionados en sus trabajos por represión sindical”. La decisión de volcarse al sector de energías renovables fue una opción razonada, de acuerdo al relato del presidente de la cooperativa, Alejandro Rodríguez: “Hay un buen mercado, tenemos la crisis energética que está golpeando las puertas. En base a eso y a que hicimos un estudio previo vimos un nicho importante”.

Para el estudio contaron con la participación de un estudiante de ingeniería de la Universidad de la República. “Lo hicimos entre todos; mucho investigar en internet y con bibliografía, presentar la idea a otras personas y preguntar si comprarían un producto de este tipo”, resumió Santiago Bolazzi, el futuro ingeniero. La unión de diferentes frentes sindicales conforman la cooperativa; “estamos en diferentes ámbitos, en lo social, cooperativo, sindical y estudiantil, trabajamos en contra del sistema capitalista y no queremos seguir reproduciendo capitalismo”, sentenció Rodríguez, para quien “hoy por hoy en Uruguay la herramienta es el cooperativismo, se están dando políticas serias a nivel de gobierno, entonces tenemos una gran oportunidad de plasmar lo que siempre predicamos”.

La curtiembre El Águila, del departamento de Florida, se cooperativizó hace algo más de un año tras su cierre, y superado el conflicto los obreros se están reincorporando paulatinamente a las tareas bajo este nuevo formato. “El personal empleado en mayo fue de 108 [personas], pensamos que en junio serán diez más. Somos 244 el total de la cooperativa”, describió Ricardo Pérez, su presidente. Utilizarán el dinero para la reparación de un tablero eléctrico y la recuperación de una segunda cabina de una máquina de pintar. “No ha sido nada fácil la situación, estamos con una cantidad de máquinas que nos han generado inconvenientes”, explicó. Este colectivo también recibe el apoyo del Instituto Nacional de Cooperativismo, en un proceso de entregas contra demostración de máquinas rotas. “Nosotros dependemos del servicio. Al no tener capital, arrancamos con cero peso, vendemos la capacidad de trabajo”, dijo Pérez.

La cooperativa Ethos, formada por nueve mujeres y un hombre, se dedica a la confección y producción de uniformes. Ubicada en el Parque Industrial de Juan Lacaze, departamento de Colonia, inició su actividad confeccionando carteras y chaquetas a partir de uniformes reciclados y que tenían como principal mercado el europeo, pero crisis mediante el proyecto viró. “Hacemos uniformes de todo tipo, administrativos, de planta, camperones, mamelucos, todo lo que sea indumentaria de trabajo”, detalló Josefina Álvarez, su secretaria. Graciela Campeoni, presidenta de Ethos, explicó que con lo recibido adquirirán dos máquinas para la impresión de telas. Entre sus clientes figuran la Dirección Nacional de Recursos Acuáticos del Ministerio de Ganadería Agricultura y Pesca, el propio ministerio y la Administración de los Servicios de Salud del Estado, entre otras dependencias del Estado, sumando una facturación mensual promedio de 200.000 dólares.

Y brotás para poderme ver…

El Fondo Capital Semilla, proyecto de la Red del Sur junto con las federaciones y confederaciones socias en Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay, promueven el desarrollo y la consolidación de encadenamientos entre asociaciones de esta índole. Incluye, además del financiamiento destinado principalmente a la compra de equipamiento, la asistencia técnica por parte de la Facultad de Ciencias Económicas y Administración de la Universidad de la República. Serán diez las cooperativas beneficiadas y se considerarán las iniciativas enmarcadas en procesos de intercooperación.

En este sentido, fuentes de la FCPU consultadas por la diaria indicaron que hay organizaciones que están avanzadas en la creación de vínculos regionales. Es citado como ejemplo el acuerdo de intercooperación de maquinaria agrícola entre las cooperativas Cossema, de Bella Unión, e Icacoop, de Buenos Aires, con el respaldo del Instituto Nacional de Tecnología Industrial argentino. El compromiso abarca la fabricación de tecnología de labranza horizontal en las zonas cañeras de ambos países, así como de experiencias, capacitación y asistencia técnica. La Cooperativa Industrial Maragata (Copima) que produce fibra polyester a partir de envases de plástico reciclados, también apunta a la integración, dado que trabaja en interconexión con una textil del estado brasileño de Río Grande del Sur.

Los formularios de solicitud para el Fondo Capital Semilla se reciben hasta el 11 de junio y el plazo para presentar el proyecto se extiende hasta el 31 de julio.

Fuente: La Diaria / Malvina Galván

Contenidos relacionados

Más contenidos sobre: