Homepage

Espacios privados
Acceso a áreas privadas

Inicio Actualidad y noticias

a+
a
a-

Culmina la III Cumbre Cooperativa de las Américas con la Declaración de Cartagena

7 de noviembre de 2014

Las actividades de la III Cumbre Cooperativa de las Américas se cerraron con la aprobación de la Declaración Cooperativa de Cartagena 2014 que recoge las conclusiones del evento en el que participaron 1.575 cooperativistas y representantes del movimiento cooperativo, de organismos internacionales y de movimientos sociales de 30 países de las Américas y de la Unión Europea.

Las organizaciones miembros de la Alianza Cooperativa Internacional en la región de las Américas han hecho suyos los contenidos de la declaración y los principios enunciados en el documento y se comprometen a desplegar todos sus esfuerzos para que sus miembros los asuman y los apliquen en sus actividades y en su esfera de influencia. Asimismo, invitan a otras formas de organización de la sociedad civil a integrar sus esfuerzos para la transformación social hacia un desarrollo más sostenible e inclusivo.

La Declaración comienza reconociendo que "como cooperativistas no podemos ser indiferentes al hecho que más de mil millones de seres humanos sobreviven con menos de un dólar por día, y tres mil millones apenas alcanzan ingresos de dos dólares diarios. Que poco más del 10% de la población concentre el 90% de los activos planetarios y que el uno por ciento más rico, tenga en sus manos casi el 46% de la riqueza mientras que la mitad de la humanidad vive en la pobreza".

Luego menciona que que "nos encontramos inmersos dentro de un modelo hegemónico global que nos obliga a convertirnos en un sujeto político, económico, social y cultural que en el más amplio marco de alianzas puede construir con otros sectores de la sociedad civil organizada, condiciones transformadoras de la realidad que afecta a la sociedad. De este modo, surge la necesidad de profundizar la construcción de las bases para un modelo de desarrollo sostenible basado en los valores y principios cooperativos".

Señala luego que "es indiscutible el papel que asumen las cooperativas y otras formas de la economía social en el empoderamiento y la autogestión de la población, co-responsable de su propio desarrollo, así como en la generación de empleo, la movilización de recursos, la generación de inversiones para el desarrollo local, nacional e internacional, lo que facilita la construcción de ciudadanía y gobernanza".

Más adelante, el documento analiza los compromisos asumidos por las organizaciones cooperativas de la región en relación a cada uno de los 4 ejes centrales de trabajo abordados durante el evento: integración y cohesión social, innovación para la transformación de la sociedad, crecimiento, internacionalización e identidad, y nueva sociedad y prospectiva cooperativa.

Luego recoge los compromisos establecidos a partir de las conclusiones de los encuentros y asambleas de las redes temáticas y organizaciones sectoriales: equidad de género, juventud, cooperativas financieras y cooperativas de trabajo asociado, además de las conclusiones del encuentro de parlamentarios e institutos de promoción.

En su parte final, el documento menciona la situación particular del movimiento cooperativo colombiano, destacando especialmente su importante rol potencial en el proceso de post-conflicto que se comienza a abordar en el país. En ese sentido, afirma que: "las cooperativas de América respaldan la participación del movimiento cooperativo colombiano en el proceso de la consolidación de una paz duradera y estable, generando procesos de inclusión social y participación ciudadana a partir de la promoción de la economía solidaria y el cooperativismo. El desarrollo rural integral, la inclusión financiera y política, la distribución de la riqueza para la equidad social, la revolución educativa y liberadora se alcanza a partir de la vida cooperativa y la solidaridad como opción consciente de un emprendimiento asociativo formalizado a través de las cooperativas".

"Por eso, el cooperativismo emerge en Colombia como el actor social que dinamizará el proceso de desarrollo y bienestar, en el escenario del anhelado post conflicto, y de ahí la importancia de avanzar en ese gran pacto anunciado por el Ministerio de Trabajo, que reconozca al sector como el multiplicador de los efectos de las políticas públicas y como un modelo empresarial que además de generar y distribuir riqueza, crea bienes públicos en zonas donde el Gobierno y el mercado a veces no llegan", concluye afirmando la Declaración.

De este modo, la Declaración Cooperativa de Cartagena 2014, se suma a sus dos antecedentes previos (la Declaración de Guadalajara de 2009 y la Declaración de Panamá de 2012), como un documento que estable compromisos claros y concretos asumidos como propios por las organizaciones participantes, generando así lineamientos para una agenda del movimiento cooperativo regional sobre aquellos temas que lo afectan más directamente.

El texto completo de la Declaración puede descargarse desde este enlace.

Contenidos relacionados