Homepage

Espacios privados
Acceso a áreas privadas

Inicio Actualidad y noticias

a+
a
a-

El cooperativismo colombiano saluda acuerdo sobre fin de conflicto

24 de junio de 2016

La Confederación de Cooperativas de Colombia (Confecoop) anunció que el acuerdo de cese del fuego y hostilidades entre el Gobierno Nacional y las Farc es un avance histórico que "el movimiento cooperativo recibe con esperanza" y recordó que "las cooperativas son una alternativa viable de desarrollo social y económico en equidad para el postconflicto y la construcción de la paz en Colombia".

El texto hecho público por la Confecoop el 23 de junio de 2016, el mismo día que el Gobierno de Colombia y las FARC firmaron en La Habana los documentos que dan forma al acuerdo para preparar el fin del conflicto en el país, que incluye el cese al fuego bilateral y definitivo, la dejación de armas, garantías de seguridad y el mecanismo de refrendación de los acuerdos de paz.

El pronunciamiento de Confecoop señala que la finalización del conflicto armado es "una inmensa oportunidad para el progreso del país" y enfatiza sobre la disposición del movimiento cooperativo colombiano a aportar todo su potencial en materia de "inclusión social para la convivencia y la profundización de la democracia económica" durante el próximo periodo de post-conflicto, una capacidad que el cooperativismo ya ha demostrado cabalmente en muchos otros procesos similares de pacificación y reconstrucción en diversas partes del mundo.

El texto publicado por Confecoop es el siguiente:

Acuerdo sobre fin del conflicto

"El movimiento cooperativo recibe con esperanza la suscripción del acuerdo para el cese al fuego y de hostilidades bilateral y definitivo entre el Gobierno Nacional y las Farc el cual constituye un trascendental e histórico avance para la terminación del conflicto armado del país, pues compromete el futuro mismo de nuestra sociedad, abre profundas posibilidades de avanzar en un escenario de convivencia hacia un país pacífico que garantice los derechos a su gente y permite mejorar las condiciones de vida y el bienestar de todos los colombianos.

El Programa Cooperativas por Colombia 2016 – 2020 ¡Nuestro aporte por la paz!, promovido por el sistema de integración cooperativo y liderado por Confecoop, marca el camino de la profundización del modelo cooperativo en el país, justo cuando se abren nuevos horizontes para el desarrollo y la convivencia.

Los próximos meses marcarán el destino del país. El proceso de refrendación popular del Acuerdo alcanzado debe convertirse en el escenario natural que permita adelantar una pedagogía de los mismos, como insumo para el debate público, en el marco de la tolerancia, respeto mutuo y civilidad que se requiere.

Informar de manera oportuna, adecuada y, principalmente, veraz el contenido de ese Acuerdo se torna en un imperativo para todos los sectores de la sociedad. Ese proceso debe tener la impronta de la participación ciudadana y adelantarse en un marco de respeto mutuo tanto por quienes acompañan el proceso como por sus críticos.

Más allá de las diferencias políticas o ideológicas que este proceso genera, es muy importante pensar cuáles serán los aportes de cada uno de los colombianos y de las organizaciones sociales, económicas, políticas, culturales, y ambientales del país en la adaptación de las políticas que promuevan una sociedad moderna, incluyente, democrática, tolerante y pacífica.

En este sentido, el movimiento cooperativo hace un llamado a los líderes políticos y dirigentes nacionales y a los generadores de opinión pública, para que en este proceso se promueva, serena y reflexivamente, el debate de las ideas y el respeto por el otro y por la diferencia y que, en el marco democrático, sea la gente la que decida de manera libre y responsable en esta materia. Los valores humanistas de honestidad y transparencia que compartimos los cooperativistas deben guiarnos a todos los colombianos en este momento histórico.

El debate que se avecina debe ser un ejemplo de tolerancia y de visión colectiva de país y de sociedad, alejado de las pasiones, el lenguaje agresivo y hasta soez que últimamente estamos escuchando y viendo los colombianos a través de algunos medios y de las redes sociales, que de mantenerse y promoverse, va a incrementar la polarización irracional y a crear nuevas fracturas en nuestra estructura social y política, en muchos aspectos excluyente e inequitativa.

La superación del conflicto armado es una inmensa oportunidad para el progreso del país. Las cooperativas se convierten en auténticas formas de inclusión social para la convivencia y la profundización de la democracia económica, con efectos notables sobre la participación de la comunidad, el desarrollo económico y social y la reducción de la desigualdad, la producción local y regional y la creación de empresas sociales autogestionarias y sostenibles que generen condiciones de equidad.

La contribución de las cooperativas en la construcción y consolidación de los procesos de convivencia y restauración del tejido social afectado por las guerras, los conflictos internos o los desastres naturales son reconocidos a nivel mundial.

La organización de las comunidades en los territorios para gestionar su desarrollo, resolver sus necesidades y tener oportunidades para su prosperidad sólo será posible en un país en paz.

Desde el movimiento cooperativo colombiano convocamos a nuestra amplia base de asociados a asumir con la mayor responsabilidad, participación y compromiso esta cita que la historia nos ha puesto en el camino a esta generación.

La paz, más allá de un acuerdo, es ante todo el escenario de la convivencia y ésta no es otra cosa que la forma voluntaria, respetuosa, consciente y responsable como interactuamos en el día a día en nuestra vida personal, en nuestra relación con la familia, en el trabajo, en el espacio púbico, en las relaciones sociales desde las básicas hasta las más complejas.

La participación y el compromiso individual de cada uno de los más de seis millones de asociados y de sus familias, para que entre todos –juntos -, podamos incidir efectiva y positivamente en moldear esa sociedad moderna y en equidad que tanto deseamos será un aporte determinante y eficaz en estos momentos. Dejar eso en manos de unos pocos sería un acto de insolidaridad e irresponsabilidad con nuestro país y nuestro futuro que como cooperativistas no podemos permitir".