Homepage

Espacios privados
Acceso a áreas privadas

Inicio Actualidad y noticias

a+
a
a-

Las mujeres cooperativistas de Guatemala trabajan por sus derechos

17 de julio de 2016

Las integrantes de la Alianza de Mujeres Cooperativistas de Guatemala avanzan hacia la elaboración de una estrategia dirigida a lograr el reconocimiento de sus derechos a partir de una reforma a la Ley General de Cooperativas de su país.

Durante un foro celebrado en la ciudad de Guatemala, delegadas de distintos departamentos del país acordaron sobre la necesidad de incidir en cada uno de sus territorios, con vistas a garantizar un respaldo efectivo de los diputados del Congreso a la propuesta de Ley 4.920 relativa al tema.

Las asistentes al III Encuentro "Las mujeres cooperativistas impulsando reformas para el desarrollo" tuvieron el acompañamiento de la legisladora Sandra Morán, quien detalló el proceso que debe atravesar la propuesta en el parlamento e instó a prepararse para los retos que ello supondrá.

La iniciativa de Ley 4.920 pretende garantizar la igualdad y equidad de género, una mayor participación de las mujeres en la toma de decisiones en el sector cooperativo y el reconocimiento del aporte de ellas a la economía del país.

Luego de su presentación parlamentaria en 2014, la Propuesta de Reforma a la Ley General de Cooperativas quedó detenida en la Comisión del Cooperativismo, aunque ahora también fue incorporada para su análisis en la Comisión de la Mujer.

Esto abre nuevas perspectivas para un eventual dictamen favorable que permita su inclusión en la agenda del plenario en los próximos meses, aunque en paralelo la VIII Legislatura del Congreso deberá procesar la segunda generación de reformas a la Ley Electoral y de Partidos Políticos -impulsada por el Ejecutivo- y la propuesta de Ley del Presupuesto de Ingresos y Gastos del Estado 2017.

"Entonces, el reto fundamental es hacer visible el movimiento de mujeres cooperativistas y el aporte de ustedes a la economía del país", subrayó y remarcó que "todas las mujeres tenemos el derecho de ser electas y de elegir, de estar en la toma de decisiones, porque aportamos la vida a la vida".

"Tenemos poder porque somos ciudadanas de este país, somos parte del pueblo y por ello en nuestras manos está la capacidad para ejercer parte de esa soberanía", añadió Morán, quien de ese modo motivó la participación de las presentes en el foro y una suerte de lluvia de ideas en torno a cómo lograr la concreción del cambio en el cooperativismo.

"En Guatemala somos más de millón y medio de mujeres incorporadas a la producción artesanal, agrícola, pecuaria, de viviendas y otras, pero seguimos excluidas desde el lenguaje en una ley que cuenta como unos 38 años", comentó la presidenta de la organización civil Amanda Hernández.

La organización explicó que uno de los principales objetivos de la creación de la Alianza, integrada por 53 cooperativas y una federación, es la formación de mujeres para fomentar su desarrollo económico y social.

Las organizaciones involucradas son mixtas o solamente de mujeres y se dedican a la venta de productos como jamaica, miel, manía, chocolate y artesanías. “Además de esos cinco productos líderes, también se elabora bisutería, hay textiles, zapatos típicos, caldos de frutas, panela, hay gran cantidad de productos”, agregó Hernández.

La Alianza acompaña a sus miembros con distintas capacitaciones, por ejemplo, tallares sobre técnicas para mejorar la presentación del empacado de los productos, la cosecha y la distribución, que por el momento se da a nivel nacional, pero que se espera pueda trascender a otros países.

“Nosotras somos cabezas de hogar y nos toca un rol bastante difícil por el concepto cultural que tenemos; para mí es satisfactorio gestionar los recursos para que esto llegue a un fin en donde ellas comercializan”, indicó.

El esfuerzo que cada una de las cooperativas pone en su trabajo merece ser reconocido, señaló la representante de AMCG, y por ello uno de los proyectos en curso consiste en mejorar la imagen de los productos que comercializan.

Además de ayudar a cientos de mujeres a salir adelante con sus empresas, el trabajo de la Alianza fomenta la “imagen artesanal del país”, pues los productos que elaboran sus integrantes son cien por ciento naturales, libres de químicos, explicó.

“Los excedentes en realidad llegan a las mujeres que los producen, no hay una cadena de distribución que se enriquezca, ellas son dueñas de sus propios negocios”, destacó.

Fuentes: Prensa Latina, La Hora y AMCG

Contenidos relacionados

Más contenidos sobre: