Homepage

Espacios privados
Acceso a áreas privadas

Inicio Actualidad y noticias

a+
a
a-

Los cooperativistas como los mejores embajadores de los ODS

17 de noviembre de 2016

La representante residente de Naciones Unidas en Uruguay, Denise Cook, analizó la importancia y la singularidad del papel que las cooperativas están llamadas a jugar en la implementación y el logro efectivo de los Objetivos de Desarrollo Sostenible y la nueva agenda de desarrollo para los próximos 15 años con la que se han comprometido todos los países que componen el organismo.

Denise Cook, tiene una larga trayectoria de trabajo en el organismo internacional, donde ocupó diferentes responsabilidades en diferentes destinos, especialmente en temas relacionados con la paz y la previsión de conflictos. Actualmente es la Coordinadora Residente de las Naciones Unidas y la Representante Residente del PNUD para Uruguay.

Cook comenzó refiriéndose al proceso que dio lugar a la elaboración de la Agenda 2030 y los ODS, partiendo de su antecedente directo: los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM), aprobados por Naciones Unidas en el año 2000, como un programa de visión amplia, pero destinado fundamentalmente a combatir la pobreza en sus múltiples dimensiones. Cook se refirió a algunos de los resultados obtenidos en el periodo de 15 años de vigencia de los ODM que, generalmente, son desconocidos: el número de personas que vivían en la pobreza en todo el mundo se redujo a la mitad; aumentó la cantidad de niñas que asisten a la escuela; las mujeres aumentaron su participación proporcional en los parlamentos nacionales; se redujo la tasa de mortalidad infantil de 90 a 43 por mil niños nacidos vivos y la tasa de mortalidad materna en un 45%; se redujeron en un 40% los contagios por VIH-SIDA; 2.100 millones de personas adquirieron o mejoraron su acceso a servicios de agua potable y saneamiento; y la asistencia oficial para el desarrollo creció en un 66% en ese periodo. No obstante, señaló, que a medida que transcurría el plazo fijado para el logro de los ODM, los líderes mundiales se fueron dando cuenta de que muchos de los desafíos y problemas seguirían pendientes más allá del plazo fijado, por lo que se comenzó a trabajar en la conformación de una nueva agenda de desarrollo que abordara precisamente todo aquello que los ODM seguramente no lograrían y estableciera nuevos objetivos que abarcaran áreas no previstas anteriormente, lo que daría lugar, entonces, a la elaboración de la Agenda 2030 y los ODS.

Una de las mayores novedades de los ODS es que se basan sobre un nuevo concepto del bienestar humano, que fue concebido y acordado fundamentalmente durante la Conferencia de Rio+20 y que dio lugar al enfoque del desarrollo sostenible, que fue definido como “aquel desarrollo que satisface las necesidades del presente sin comprometer las de las futuras generaciones”. Este nuevo enfoque incorpora tres pilares fundamentales que deberían tener el mismo peso y que son interdependientes entre sí: el crecimiento económico, la inclusión social y la protección ambiental. Relató, luego, que el proceso de elaboración de los contenidos de la nueva agenda de desarrollo mundial siguió un complejo proceso que se desarrolló luego de Rio+20 en 2012 y el 2015, que incluyó diálogos e intercambios entre diferentes actores a nivel local, nacional, regional y mundial, lo que para Cook representa una de las mayores diferencias entre los ODS y los ODM, ya que estos últimos eran, en buena medida, una agenda impuesta por los países ricos del norte, elaborada por expertos en desarrollo diseñando algo que luego se imponga como norma a los países del sur. Según Cook uno de los elementos que incidió en un diseño más participativo fue la presencia de las redes sociales que no existían en el año 2000 y que aumentaron significativamente la audiencia y la participación de la sociedad civil de en la elaboración del contenido de los ODS, proceso que culminó en la Asamblea General de Naciones Unidas de 2015 y la COP de París en el mismo año.

Respecto a la importancia de las cooperativas para la implementación de los ODS y la Agenda 2030, Cook señaló tres dimensiones principales en las que dicha relevancia queda claramente evidenciada. En primer lugar, los valores de las cooperativas que las convierten en organizaciones especialmente idóneas para trabajar en muchos de los ODS establecidos, lo que ejemplificó con una afirmación de la OIT en 2014 en la que se sostiene que “los principios cooperativos de ayuda recíproca y solidaridad tienen que estar integrados en la lógica de los Objetivos de Desarrollo Sostenible”. En segundo lugar, Cook destacó la escala alcanzada por la actividad de las cooperativas a nivel mundial, lo que las convierte en una herramienta potente para cualquier agenda de desarrollo. Finalmente, destacó el rol de las cooperativas como agentes claves del cambio social y económico.

Cook destacó el vínculo entre las cooperativas y algunos de los Objetivos en particular. Así, en relación con el ODS 8, “Trabajo decente y crecimiento económico”, subrayó que las cooperativas son creadoras de empleo y dan facilidades para las actividades emprendedoras y asociativas, generan empleos de calidad y contribuyen a proteger los derechos de los trabajadores. En relación con el ODS 17, “Alianzas para lograr los objetivos”, afirmó que el cooperativismo tiene un enorme papel a jugar como promotor y agente de esos acuerdos imprescindibles, por su experiencia en generar alianzas entre la esfera público‐privada y la sociedad civil, su capacidad de movilización e intercambio de conocimientos y de capacidad técnica y su aporte potencial en el monitores de los progresos en el camino hacia la obtención de los ODS. Sobre el papel de las cooperativas en relación con el resto de los ODS, Cook recalcó su aporte potencial en materia de reducción de la pobreza y acceso al crédito, la práctica de una agricultura y una producción sostenibles, la reducción de las brechas salariales y la igualdad de oportunidades, el empoderamiento económico de las mujeres y la formación profesional.

"Las cooperativas de crédito facilitan el acceso a capital financiero a personas que no podrían obtenerlo de otra manera; las cooperativas agrícolas facilitan a los productores el acceso a insumos y a mecanismos de comercialización de sus productos; gran parte de las cooperativas actúan en el sector primario, por lo que juegan un papel esencial en el mantenimiento de los ecosistemas agrícolas y en la reducción del impacto ambiental de las prácticas agrícolas; todas las cooperativas aportan capacidades técnicas a sus asociados y empleados por lo que contribuyen a la educación de calidad; en cuanto a la igualdad de género, el modelo cooperativo ofrece a las mujeres, sobre todo a aquellas en situación de pobreza, la oportunidad de salir de esa situación y de que sus voces sean escuchadas; las cooperativas también ayudan a la inclusión económica de las minorías desfavorecidas, especialmente en zonas rurales remotas y pueden realizar un aporte esencial para la implementación de formas de producción y consumo sostenible", ejemplificó Cook.

Cook finalizó destacando que el cooperativismo "tiene ya tantos instrumentos y tanta estructura y, sobre todo, una visión de responsabilidad, todo lo que convierte a los cooperativistas en los mejores embajadores de los ODS, porque ya trabajan dentro de esa lógica de lo sostenible".

Contenidos relacionados

Más contenidos sobre: